10 Ejemplos de Líquidos

Los líquidos son todas las sustancias que se encuentran en estado líquido, uno de los estados de agregación de la materia. Se caracterizan por que sus moléculas se encuentran más separadas que en los sólidos, pero mucho más juntas que en los líquidos. En realidad, todas las sustancias pueden presentarse en estado líquido, sólo dependerán de la temperatura y la presión para que esto se logre. Un metal como el hierro puede ser un líquido si se le calienta a miles de grados centígrados.

Sin embargo, por convención, cuando hablamos de líquidos nos vamos a referir a los elementos y compuestos que se manifiestan así en condiciones normales de temperatura y presión (NTP: 20°C, 1 atm). Dicho de otro modo, en nuestras condiciones ambientales. Son los casos del agua (H2O), el mercurio (Hg), el bromo (Br2), el ácido sulfúrico (H2SO4), el hexano (C6H14), el alcohol etílico (C2H5OH), entre otras sustancias de diversas naturalezas químicas.

Propiedades de los líquidos

Los líquidos tienen propiedades que les distinguen sin duda de los sólidos y los gases. Estas tienen que ver, sobre todo, con su comportamiento en el espacio. Primero, no tienen una forma geométrica, más bien la adquieren al estar contenidos en un recipiente. Se organizan según la gravedad y la presión atmosférica; las paredes del contenedor sólo delimitan el lugar que abarcan. Cuando entran en movimiento, sus moléculas se desplazan por capas o agrupaciones laminares.

Los líquidos tienden a fluir, es decir, a dirigirse a un sitio donde pueda encontrarse en reposo o menos expuesto a condiciones que le impulsen a moverse. Un líquido fluye cuando está sobre una superficie inclinada: por acción de la gravedad, va a dirigirse a la parte más baja, hasta detenerse. También cuando encuentran un espacio disponible en el recipiente, como un agujero en el fondo, los líquidos escapan impulsados por su propio peso, hasta llegar al nivel del agujero.

Los líquidos tienen una propiedad llamada viscosidad, que es la resistencia que oponen a fluir. Hay líquidos como la miel de abeja que, aunque se les incline hasta 90°, van a quedarse fijos o empezarán un lento movimiento. La miel es una de las sustancias más viscosas. Ahora, si hablamos del alcohol etílico, veremos en él una viscosidad muy baja. Es tan fácil que se desplace que a veces hay que mover la superficie de forma controlada para que no se desborde o salpique.

Los líquidos tienen densidades muy variadas. La diversidad de líquidos conocidos impide establecer un rango. Dependiendo del líquido del que se trate, será el volumen que abarque cada unidad de su masa. El agua es uno de los líquidos más densos, teniendo un valor aproximado de 1 g/mL en condiciones NTP. Los aceites, formados por ácidos grasos insaturados, tienen una densidad menor que aquella, por lo que cuando se les pone juntos en un vaso, el agua queda al fondo.

Los líquidos también presentan la capilaridad, que es la propiedad que les hace atravesar los poros de una superficie y llegar a sus partes más internas. La capilaridad ocurre en las esponjas, en la madera y minerales porosos. También se aprovecha en los termómetros de mercurio. Estos medidores de temperatura tienen en su parte baja un bulbo lleno de mercurio, un metal que se dilata en contacto con el calor. Y encima del bulbo hay un tubo capilar por el que este ascenderá.

Los líquidos son capaces de cambiar a los otros estados, sólido y gaseoso, como respuesta a la temperatura a la que se encuentran. Aquí se presentan dos de sus propiedades más importantes: el punto de ebullición y el punto de congelación. El punto de ebullición es la temperatura a la cual el líquido comienza a hervir, convirtiéndose poco a poco en vapor y, a mayor temperatura, en gas. El punto de congelación es la temperatura suficientemente baja para que se convierta en sólido.

Un líquido se vierte en un vaso y toma su forma.

30 ejemplos de líquidos

  1. Agua H2O
  2. Ácido sulfúrico H2SO4
  3. Sosa cáustica
  4. Agua oxigenada H2O2
  5. Mercurio Hg
  6. Bromo Br2
  7. Solución de hipoclorito de sodio NaClO
  8. Alcohol etílico C2H5OH
  9. Alcohol isopropílico (CH3)2CHOH
  10. Acetona CH3OCH3
  11. Solución de cloruro de sodio NaCl
  12. Solución de permanganato de potasio KMnO4
  13. Solución de nitrato de plata AgNO3
  14. Solución de sulfato de cobre CuSO4
  15. Hidróxido de amonio NH4OH
  16. Solución de cloruro de plata AgCl
  17. Leche de magnesia
  18. Extracto de vainilla
  19. Jugo de manzana
  20. Leche
  21. Miel de abeja
  22. Anticongelante automotriz
  23. Zumo de naranja
  24. Aceite de coco
  25. Aceite de maíz
  26. Aceite de cártamo
  27. Aceite de almendra
  28. Electrolitos orales
  29. Extracto de Jamaica
  30. Aceite de nuez

Sigue con:

Citado APA: (A. . 10 Ejemplos de Líquidos. Revista Enciclopedia 10ejemplos.com. Obtenido 11, 2020, de https://10ejemplos.com/10-ejemplos-de-liquidos/ )

Se el primero en dejar un comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.