Tipos de energía

La palabra energía es definida comúnmente como la capacidad para transformar, hacer, poner en movimiento o transformar algo por medio de ella. De hecho, en física este concepto hace referencia a la capacidad para hacer un trabajo. Por lo tanto, la energía es un elemento que permite realizar o poner en movimiento algo con ciertos fines específicos o para conseguir ciertas ventajas. Es por ello que existen distintos tipos de energía, dependiendo del sistema al que pertenezcan y, sobre todo, sus características internas. De esta manera, todos conocemos actualmente los distintos tipos de energía que existen. Por ejemplo, energía mecánica, eléctrica, cinética, etc.

Debido a sus características, la energía es evidentemente medible en distintas unidades. Las más utilizadas son la caloría y el vatio, aunque existen muchas más que son propias de los diferentes sistemas métricos que existen en el mundo. La energía y su obtención es una de las necesidades más importantes para el ser humano, ya que sin ella sería muy difícil que pudiera sobrevivir. Por tal motivo es que ahora se buscan nuevas fuentes de energía que sean mucho más productiva y que no sean tan caras, además de que puedan ser renovables.

Tipos de energía:

Energía eólica: es la que se produce gracias al viento o aire.

Tipos de energía

Tipos de energía, eólica

Energía mecánica: este tipo de energía se define generalmente a partir de la posibilidad que tiene ella de convertirse directamente en trabajo mecánico de modo directo según la utilización de un dispositivo específico.

Energía cinética: técnicamente, este tipo de energía se entiende como el trabajo necesario para acelerar un cuerpo y sacarlo de su reposo para dotarlo de cierta aceleración. Esto quiere decir que este tipo de energía es el que posee un cuerpo debido a su movimiento.

Energía potencial: este tipo se refiere a la cantidad de trabajo que un cuerpo necesita dependiendo de su posición o configuración. Por lo tanto, es la cantidad de energía que almacena un cuerpo debido a su estado o posición dentro de un sistema o espacio.

Energía electromagnética: como su nombre lo indica, este tipo de energía es la que se encuentra almacenada en algún espacio que se puede relacionar con la presencia de un campo electromagnético.

Energía radiante: es la energía que poseen las ondas electromagnéticas como los rayos ultravioleta, la luz, las ondas de radio los rayos infrarojos. Una de las características más importantes de este tipo de energía es que se propaga en el vacío sin necesidad de atravesar algún medio físico o material.

Energía calórica: es uno de los tipos de energía más conocidos. Se trata de la cantidad de energía que una unidad de masa desprende cuando se produce una oxidación química. De esta manera, este tipo de energía responde más bien a un proceso químico y no tanto a uno físico.

Energía eléctrica: es el resultado de una diferencia de potencial entre dos puntos, lo que da la posibilidad de establecer una corriente eléctrica cuando se les pone en contacto a través de un conductor eléctrico.

Energía interna: este tipo de energía es el reflejo de la propia energía pero a escala macroscópica. Por lo tanto, es la suma de la energía cinética interna y la potencial de un cuerpo.

Energía térmica: es parte de la energía interna de un cuerpo, específicamente de un sistema termodinámico en equilibrio que es proporcional a su temperatura absoluta y que se incrementa o disminuye por la transferencia de energía.

Energía hidráulica: es la que se genera por medio de una corriente de agua.

Escribe un comentario en Tipos de energía