10 Ejemplos de Ironía

La Ironía es una expresión literaria que proviene del griego y que significa que se dice lo contrario a lo que se quiere decir en realidad, o que existe alguna incongruencia en un hecho o situación.

El hablar con ironía se refiere a que lo que se quiere decir va mucho más allá de lo que se dice en verdad y esto se hace mediante el lenguaje corporal y la entonación.

Para expresarla de forma escrita se hace por medio de los signos de exclamación encerrados entre paréntesis o entre comillas.

No debe de confundirse a la ironía con el sarcasmo, ya que éste tiene una intención más burlona y agresiva.

10 ejemplos de ironía:

  1. ¡Qué tristes están los niños, míralos! (están jugando)
  2. ¡Ya no sufras tanto por favor! (está de vacaciones)
  3. ¡Casi no comí, está muy fea tu comida! (se la terminó toda)
  4. ¡Si no me dices no me doy cuenta! (es muy obvio)
  5. ¡Cuántas lágrimas, sí que me conmueves! (No ha llorado)
  6. ¡Qué temprano llegaste! (Llegó muy tarde)
  7. ¡Siéntate no te vayas a cansar! (Está de flojo)
  8. No pude dormir. ¡Sí lo note! (Estaba roncando)
  9. ¡Sin tu ayuda no se que hubiera hecho! (No ayudó en nada)
  10. ¡Si a ti no te gusta el chisme! (es muy chismoso)