Tipos de capital

El capital es un término que se utiliza principalmente en la economía y las finanzas y que sirve para referirse a un elemento de la producción de bienes de consumo. El capital es por tanto el conjunto de bienes inmuebles, de maquinaria, instalaciones que tienen alguna empresa o persona. Asimismo es muy utilizada la palabra capital para referirse a una cantidad de dinero que funciona como una base para la financiación de alguna actividad económica o como el dinero acumulado que tiene una persona en un momento dado. Sin embargo, el capital también puede tener otras características u aplicaciones, siempre relacionadas con la economía o producción de bienes y servicios.

De esta manera, el capital se puede clasificar de distintas formas, aunque todas ellas hacen referencia a una forma de producción. También es necesario aclarar que el capital puede ser definido según otras posturas, principalmente escuelas económicas o políticas diversas. Evidentemente tales definiciones pueden afectar la clasificación de los distintos tipos de capital que existen. No obstante, a continuación presentamos la clasificación más conocida y popular de la tradición clásica económica y financiera.

Tipos de capital
Tipos de capital, líquido

Tipos de capital:

Capital líquido: este tipo de capital es el que resulta del activo, dentro de una empresa o actividad económica, detraído del pasivo. Esto quiere decir que el capital de este tipo es una cantidad de dinero que se obtiene como ganancia o excedente de la inversión de un capital. Este tipo de capital ofrece liquidez a una persona o empresa. Es decir, lo dota de recursos o capitales que pueden ser utilizados en otras operaciones.

Capital nacional: es el tipo de capital que se conforma por toda la producción realizada dentro de un país o nación. Puede incluir tanto a agentes activos (dinero) así como bienes materiales relacionados con la producción. A través de este tipo de capital es como se determina frecuentemente la capacidad productiva de un país.

Capital societario: es el tipo de capital que se compone de dinero y bienes inmuebles propios de una entidad económica o financiera. Por lo tanto, son los recursos con los que cuenta una empresa o una institución.

Capital público: como su nombre lo indica, es el tipo de capital que no pertenece a una entidad o persona en particular, por lo que no es privado, sino que es de carácter público. Pertenece por lo tanto al Estado.

Capital privado: este tipo de capital es contrario al anteriormente mencionado. Se trata de un capital que pertenece a una entidad privada, como lo puede ser una empresa o una institución. Por lo tanto, las decisiones sobre él son decisión de unos cuantos.

Capital inmaterial: es el tipo de capital que, como su nombre lo indica, no se manifiesta físicamente. Por lo tanto, este tipo de capital hace referencia sobre todo a conocimientos, habilidades o valores que tiene una persona o una entidad pública y privada. Este tipo de capital también es importante a la hora de la producción de bienes y servicios.

Capital a corto plazo: es el tipo de capital que tiene una utilización o duración efímera y que sirve principalmente para realizar alguna tarea en particular en un periodo de tiempo relativamente corto.

Capital a largo plazo: en contraposición a lo anterior, este tipo de capital es el que tiene una duración en el tiempo, por lo que suele ser más estable y duradero. Se enfoca a actividades que requieren de un periodo de tiempo mayor para dar resultados concretos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.