Tipos de minerales

Los minerales son sustancias de origen natural que tienen una composición química definida, homogénea e inorgánica. Esto quiere decir que los minerales, a pesar de ser parte de la naturaleza, no son seres vivos. Debido a su composición, un mineral desarrolla distintas características y formas, lo que puede dar lugar a la aparición de diamantes o cristales. En realidad, los minerales son una de las sustancias más diversas que se pueden encontrar en el planeta Tierra, ya que podemos decir que nuestro planeta y sistema solar están constituidos por estos. Actualmente, los minerales tienen múltiples aplicaciones en distintos campos. Por ejemplo, se utilizan en la industria para fabricar infinidad de productos e incluso también se les considera como joyas o elementos decorativos de gran valor.

Como sabemos, los minerales pueden tener características muy diferentes. Es por ello que los podemos encontrar con distintas formas y colores, así como texturas. Aunque la clasificación de los minerales suele ser informal, casi siempre se acepta como la mejor la propuesta por Strunz y Kostov. Esta clasificación presta mayor atención a los componentes o elementos químicos que forman un mineral y no tanto en su forma o características observables, las cuales podrían ser muy amplias y muy difíciles de agrupar en su totalidad.

Tipos de minerales:

Minerales de elementos nativos: como su nombre lo indica, se trata de minerales que se encuentran en la naturaleza de manera libre, en estado puro o nativo. Esto quiere decir que dichos minerales no han sufrido cambios químicos en su estructura, por lo que no se han combinado con otros elementos o sustancias. Algunos de los mejores ejemplos al respecto son el oro, la plata, los diamantes o el azufre.

Minerales sulfuros: este tipo de minerales se caracterizan por formar compuestos químicos que tienen como común denominador el azufre. Por lo tanto, estos minerales mezclan las propiedades de un mineral nativo o puro con las características del azufre para formar un nuevo mineral. Al respecto podemos mencionar a la pirita, la galena, el cinabrio y la blenda.

Minerales sulfosales: al igual que el caso anterior, este tipo de minerales son el resultado de una combinación o mezcla de dos o más elementos químicos. En este caso se trata de minerales compuestos de cobre, plata y plomo que se combinan con azufre y otro tipo de mineral, principalmente arsénico, bismuto o antimonio. Evidentemente, este tipo de minerales tienen características químicas más complejas que los anteriores. Ejemplos de estos minerales son la pirargirita y la proustita.

Minerales óxidos: como su nombre lo indica, este tipo de minerales tienen como rasgo principal que son el resultado de la combinación de un elemento con el oxígeno. Esto da como resultado un conjunto de minerales con colores y texturas especiales y muy fáciles de identificar. En este sentido podemos hablar del oligisto, la casiterita, el corindón y la bauxita.

Minerales haluros: estos minerales están compuestos de un halógeno y algún otro elemento como el flúor, el yodo, el cloro, o el bromo. Este tipo de minerales suelen formar cristales o cosas parecidas. Tal es el caso de la sal común y la halita.

Tipos de minerales

Tipos de minerales haluros, sal

Minerales carbonatos: este tipo de minerales son el resultado de la combinación o acción del ácido carbónico sobre algún metal. Por ejemplo, la azurita, el mármol, la malaquita y la calcita.

Minerales nitratos: evidentemente, este tipo de minerales son sales que resultan de la acción del ácido nítrico. Como ejemplos de esto tenemos al nitrato sódico, al nitrato potásico o el salitre.

Minerales boratos: estos suelen ser minerales raros o con muy poca presencia. Están formados por sales o ésteres del ácido bórico. Ejemplos al respecto: rasorita y bórax.

Minerales fosfatos: como su nombre lo dice, este tipo de minerales están formados por sales o ésteres resultantes del ácido fosfático, arsénico o vanadio. Al igual que los anteriores, son minerales un poco extraños y, sobre todo, que contienen sustancias altamente tóxicas para el ser humano. Por ejemplo, la turquesa, la piromorfita y la apatita.

Silicatos: este tipo de minerales son los que forman la litosfera, es decir la gran parte de la corteza terrestre. Estos minerales provienen del ácido silícico. Al respecto podemos poner de ejemplo el sílice, el feldespato, la mica, el talco, la arcilla, el cuarzo y el piroxeno.

Minerales radioactivos: por supuesto, este tipo de minerales son todos aquellos que tienen la capacidad de transmitir o emitir radiación. Tal es el caso de la torita, la torianita y la uraninita.