Ejemplos de Escritos Religiosos

Los escritos religiosos son todos aquellos textos que hacen referencia a doctrinas, enseñanzas, ideas y conceptos religiosos tales como la espiritualidad, los problemas dogmáticos, el estudio de una determinada doctrina, la moral religiosa y la enseñanza de valores religiosos, la vida y hechos de dioses, semidioses, ángeles, santos y otros personajes míticos propios de cada religión, así como de infinidad de temáticas que se centran dentro del ámbito religioso.

Entre los escritos religiosos, se encuentran aquellos que se denominan textos sagrados en varias religiones, por ejemplo, Los Vedas, El Ramayana, el Majabhárata, e Bhagavad Gita, entre los textos sagrados hindúes, El talmud y la Torá entre los escritos religiosos judíos, la Biblia (viejo testamento y nuevo testamento), entre las religiones cristianas, el Corán entre los musulmanes y otros libros y textos diversos que se consideran sagrados por algunas religiones. Además de estos encontramos otros escritos del tipo religioso, en los cuales se tratan o comentan temáticas relacionadas con la religión, hablamos de aquellos escritos como cartas, devocionarios, libros de oraciones, vidas de santos, comentarios a textos sagrados, escritos teológicos y de espiritualidad, materias que se engloban dentro del ámbito de la religión, es decir, hablamos de todos aquellos textos que tratan de temáticas relacionadas con la divinidad, sus atributos y otras entidades o deidades, así como de cuestiones metafísicas y espirituales.

En sí, los escritos religiosos están separados de la literatura profana o laica, formando un género propio, el género religioso dentro de la literatura, el cual engloba a varios subgéneros de textos, como:

  • Himnos
  • Oraciones
  • Sagradas escrituras o Libros sagrados (biblia, Corán, Talmud, Etc.).
  • Comentarios a los libros sagrados
  • Vidas de santos (Hagiografías)
  • Epopeyas de los dioses (Gilgamesh, mitos griegos, y otros mitos).
  • Liturgias
  • Catecismos y diversos escritos de adoctrinamiento religioso
  • Cartas (como las cartas de San pablo)
  • Encíclicas
  • Textos de teología
  • Textos de metafísica y espiritualidad
  • Textos mitológicos
  • Discursos religiosos
  • Devocionarios
  • Libros de oración
  • Comentarios (a otros libros religiosos)

Cualquier texto cuya temática entre dentro del capo religioso, ya sea este un texto milenario como el libro de los muertos egipcio, textos canónicos y apócrifos de varias religiones, textos como la divina comedia, o surgidos de las recientes religiones y sectas.

Algunos ejemplos de textos religiosos son:

  • Bagavad Gita
  • Bardo Todol
  • Cábala
  • Chilam Balam
  • El Corán
  • El evangelio de San Juan
  • El evangelio de San Lucas
  • El evangelio de San Marcos
  • El evangelio de San Mateo
  • El nuevo testamento
  • El Ramayana
  • La Biblia
  • La divina comedia
  • La Eneida
  • La Ilíada
  • La Odisea
  • Las Eddas
  • Libro de Enoc
  • Libro de los muertos tibetano
  • Libros de los muertos egipcio
  • Mahabharata
  • Nican Mopohua
  • Pistis Sophia
  • Popol Vuh
  • Sutra
  • Talmud
  • Tantra
  • Tao Te King
  • Torá
  • Veda
  • Zend Avesta
  • Zohar

Ejemplos de escrito religiosos:

Texto de una encíclica

La paz, este hermoso don de Dios, que, como dice San Agustín, “es el más consolador, el más deseable y el más excelente de todo”, esa paz que ha sido durante más de cuatro años el deseo de los buenos y el objeto de la oración de los fieles y de las lágrimas de las madres, ha empezado a brillar al fin sobre los pueblos. Nos somos los primeros en alegrarnos de ello. Pero esta paterna alegría se ve turbada por muchos motivos muy dolorosos. Porque, si bien la guerra ha cesado de alguna manera en casi todos los pueblos y se han firmado algunos tratados de paz, subsisten, sin embargo, todavía las semillas del antiguo odio. Y, como sabéis muy bien, venerables hermanos, no hay paz estable, no hay tratados firmes, por muy laboriosas y prolongadas que hayan sido las negociaciones y por muy solemne que haya sido la
promulgación de esa paz y de esos tratados, si al mismo tiempo no cesan el odio y la enemistad mediante una reconciliación basada en la mutua caridad. De este asunto, que es de extraordinaria importancia para el bien común, queremos hablaros, venerables hermanos, advirtiendo al mismo tiempo a los pueblos que están confiados a vuestros cuidados. (Fragmento de encíclica Pacem Dei Munus Benedicto XV).

Versículos de la biblia, Nuevo testamento

En el año quince del gobierno de Tiberio César, siendo Poncio Pilato procurador de Judea, Herodes tetrarca de Galilea, su hermano Felipe tetrarca de las regiones de Iturea y de Traconite, y Lisanias tetrarca de Abilinia; en tiempo de los sumos sacerdotes Anás y Caifás, vino palabra de Dios a Juan hijo de Zacarías, en el desierto. Entonces él anduvo por toda la Región alrededor del Jordán, predicando el bautismo del arrepentimiento para Perdón de pecados, como Está escrito en el libro de las palabras del profeta Isaías, que dice: Voz del que proclama en el desierto: “Preparad el camino del Señor; enderezad sus sendas. Todo valle Será rellenado, y toda montaña y colina Serán rebajadas. Los senderos torcidos Serán enderezados; y los caminos ásperos, allanados; y toda carne Verá la Salvación de Dios.” Juan, pues, Decía a las multitudes que Salían para ser bautizadas por él: –¡Generación de Víboras! ¿Quién os Enseñó a huir de la ira venidera? Producid, pues, fruto digno de arrepentimiento y no comencéis a decir dentro de vosotros mismos: “A Abraham tenemos por padre.” Porque os digo que aun de estas piedras Dios puede levantar hijos a Abraham. También el hacha ya Está puesta a la Raíz de los árboles. Por lo tanto, todo árbol que no da buen fruto es cortado y echado al fuego.

Las multitudes le preguntaban diciendo: –Pues, ¿qué haremos?

Respondiendo les Decía: –El que tiene dos Túnicas dé al que no tiene, y el que tiene comida haga lo mismo. También fueron unos publicanos para ser bautizados y le preguntaron: –Maestro, ¿qué haremos? Él les Decía: –No cobréis Más de lo que os Está ordenado.

También unos soldados le preguntaban diciendo: –Y nosotros, ¿qué haremos? Él les dijo: –No Hagáis Extorsión ni denunciéis falsamente a nadie, y contentaos con vuestros salarios.

Como el pueblo estaba a la expectativa, y todos especulaban en sus corazones si acaso Juan Sería el Cristo, Juan Respondió a todos, diciendo: –Yo, a la verdad, os bautizo en agua. Pero viene el que es Más poderoso que yo, de quien no soy digno de desatar la correa de su calzado. Él os Bautizará en el Espíritu Santo y fuego. Su aventador Está en su mano para limpiar su era y juntar el trigo en su granero, pero Quemará la paja en el fuego que nunca se Apagará.” Al comenzar su ministerio, Jesús Tenía como treinta años. Él era (Según se Creía) hijo de José, hijo de Elí, hijo de Matat, hijo de Leví, hijo de Melqui, hijo de Jana, hijo de José, hijo de Matatías, hijo de Amós, hijo de Nahum, hijo de Esli, Así que, exhortando con estas y otras muchas cosas, anunciaba las buenas nuevas al pueblo. Pero el tetrarca Herodes, cuando fue reprendido por Juan respecto de Herodía, la mujer de su hermano, y de todas las maldades que Herodes Había hecho, Añadió a todo también esto: Encerró a Juan en la Cárcel.

Aconteció que, en el tiempo en que todo el pueblo era bautizado, también Jesús fue bautizado. Y mientras oraba, el cielo fue abierto, y el Espíritu Santo Descendió sobre él en forma corporal, como paloma. Luego vino una voz del cielo: “Tú eres mi Hijo amado; en ti tengo complacencia hijo de Nagai, hijo de Maat, hijo de Matatías, hijo de Semei, hijo de José, hijo de Judá, hijo de Joanàn, hijo de Resa, hijo de Zorobabel, hijo de Salatiel, hijo de Neri, hijo de Melqui, hijo de Adi, hijo de Cosam, hijo de Elmodam, hijo de Er, hijo de Josué, hijo de Eliezer, hijo de Jorim, hijo de Matat, hijo de Leví, hijo de Simeón, hijo de Judá, hijo de José, hijo de Jonàn, hijo de Eliaquim, hijo de Melea, hijo de Mainàn, hijo de Matata, hijo de Natàn, hijo de David, hijo de Isaí, hijo de Obed, hijo de Boaz, hijo de Salà, hijo de Najsón, hijo de Aminadab, hijo de Admín, hijo de Arní, hijo de Hesrón, hijo de Fares, hijo de Judá, hijo de Jacob, hijo de Isaac, hijo de Abraham, hijo de Taré, hijo de Nacor, hijo de Serug, hijo de Ragau, hijo de Peleg, hijo de Heber, hijo de Sélaj, hijo de Cainàn, hijo de Arfaxad, hijo de Sem, hijo de Noé, hijo de Lamec, hijo de Matusalén, hijo de Enoc, hijo de Jared, hijo de Mahalaleel, hijo de Cainàn, hijo de Enós, hijo de Set, hijo de Adán, hijo de Dios.

Entonces Jesús, lleno del Espíritu Santo, Volvió del Jordán y fue llevado por el Espíritu al desierto, por cuarenta Días, y era tentado por el diablo. No Comió nada en aquellos Días; y cuando fueron cumplidos, tuvo hambre.

Entonces el diablo le dijo: –Si eres Hijo de Dios, di a esta piedra que se haga pan. Jesús le Respondió: –Escrito Está: No Sólo de pan Vivirá el hombre. Al llevarle a una altura, le Mostró todos los reinos de la tierra en un momento. Y el diablo le dijo: –A ti te daré toda autoridad, y la gloria de ellos; porque a Mí me ha sido entregada, y la doy a quien yo quiero. Por esto, si Tú me adoras, todo Será tuyo. Respondiendo Jesús, le dijo: –Escrito Está: Al Señor tu Dios Adorarás, y a él solo Servirás. Y le Llevó a Jerusalén y le puso de pie sobre el Pináculo del templo, y le dijo: –Si eres Hijo de Dios, échate de Aquí abajo.

Porque escrito Está: A sus Ángeles Dará órdenes acerca de ti para que te guarden, y en sus manos te Llevarán, de modo que nunca tropieces con tu pie en piedra. Respondiendo Jesús le dijo: –Dicho Está: No Pondrás a prueba al Señor tu Dios. Cuando el diablo Acabó toda Tentación, se Apartó de él por Algún tiempo. Entonces Jesús Volvió en el poder del Espíritu a Galilea, y su fama se Difundió por toda la tierra de alrededor. El enseñaba en las sinagogas de ellos, y era glorificado por todos. Fue a Nazaret, donde se Había criado, y conforme a su costumbre, el día sábado entró en la sinagoga, y se Levantó para leer. Se le Entregó el rollo del profeta Isaías; y cuando Abrió el rollo, Encontró el lugar donde estaba escrito:

El Espíritu del Señor Está sobre Mí, porque me ha ungido para anunciar buenas nuevas a los pobres; me ha enviado para proclamar libertad a los cautivos y vista a los ciegos, para poner en libertad a los oprimidos y para proclamar el año agradable del Señor.

Después de enrollar el libro y devolverlo al ayudante, se Sentó. Y los ojos de todos en la sinagoga estaban fijos en él.

Entonces Comenzó a decirles: –Hoy se ha cumplido esta Escritura en vuestros Oídos.

Todos daban testimonio de él y estaban maravillados de las palabras de gracia que Salían de su boca, y Decían: –¿No es éste el hijo de José?

Entonces él les dijo: –Sin duda, me diréis este Refrán: “Médico, Sánate a ti mismo. Hemos Oído que sucedieron tantas cosas en Capernaúm; haz lo mismo también Aquí en tu tierra.”

–Y Añadió–: De cierto os digo, que Ningún profeta es aceptado en su tierra.

Pero en verdad os digo que Había muchas viudas en Israel en los Días de Elías, cuando el cielo fue cerrado por tres años y seis meses, y hubo una gran hambre en toda la tierra; pero a ninguna de ellas fue enviado Elías, sino a una mujer viuda en Sarepta de Sidón.

También Había muchos leprosos en Israel en el tiempo del profeta Eliseo, pero ninguno de ellos fue sanado, sino el sirio Naamàn.

Al Oír estas cosas, todos en la sinagoga se llenaron de ira, y se levantaron y le echaron fuera de la ciudad. Luego le llevaron hasta un precipicio del monte sobre el cual estaba edificada su ciudad, para despeñarle.

Pero él Pasó por en medio de ellos y se fue.

Entonces Descendió a Capernaúm, ciudad de Galilea, y les enseñaba los sábados. Y se asombraban de su enseñanza, porque su palabra era con autoridad. Estaba en la sinagoga un hombre que Tenía un Espíritu de demonio inmundo, y él Exclamó a gran voz:

–¡Ah! ¿Qué tienes con nosotros, Jesús de Nazaret? ¿Has venido para destruirnos? Yo sé quién eres: ¡el Santo de Dios! Jesús le Reprendió, diciendo: –¡Cállate y sal de él! Entonces el demonio Salió de él, Derribándole Allí en medio de todos, pero sin hacerle Ningún daño. Todos quedaron asombrados y hablaban entre Sí diciendo: –¿Qué palabra es ésta, que con autoridad y poder mandar a los Espíritus inmundos, y salen? Y su fama se divulgaba por todos los lugares de la Región. Levantándose Jesús, se Apartó de la sinagoga y Entró en casa de Simón. Y la suegra de Simón estaba postrada con una fuerte fiebre, y le rogaron por ella. Él se Inclinó hacia ella y Reprendió a la fiebre, y la fiebre la Dejó; y en seguida ella se Levantó y Comenzó a servirles. Al ponerse el sol, todos los que Tenían enfermos de diversas dolencias los trajeron a él. Y él, al poner las manos sobre cada uno de ellos, los sanaba. Y también de muchos Salían demonios, dando gritos y diciendo: “¡Tú eres el Hijo de Dios!” Pero él los Reprendía y no les dejaba hablar, porque ellos Sabían que él era el Cristo. Siendo ya de Día, Salió y se fue a un lugar desierto, y las multitudes le buscaban. Acudieron a él y le Detenían para que no se apartara de ellos. Pero él les dijo: “Me es necesario anunciar el evangelio del reino de Dios a otras ciudades también, porque para esto he sido enviado.” E iba predicando por las sinagogas de Galilea. (Fragmento del evangelio de Lucas).

Suras del Corán

¡Creyentes! No toméis a los infieles como amigos, en lugar de tomar a los creyentes. ¿Queréis dar a alá un argumento manifiesto en contra vuestra? (Sura 4”An Nisa” capitulo 144).

Quienes crean en alá, y vallan a la Yihad por alá con su hacienda y bienes, sus personas tendrán categoría más elevada junto a alá. Ellos serán los que triunfen. (Sura 9 “At Tauba” capitulo 20).

Citar en formato APA: ( A. 2017, 03. Ejemplos de Escritos Religiosos. 10ejemplos.com. Obtenido , de http://10ejemplos.com/ejemplos-de-escritos-religiosos.)

Escribe un comentario en Ejemplos de Escritos Religiosos