Ejemplos de Edicto

Un edicto es un documento escrito que da a conocer un mandato o decreto, que es expedido por una autoridad jurídica competente. Este posee su origen en la época romana dentro del derecho romano, siendo en ese entonces una manera de comunicación procesal utilizado por los pretores en lo concerniente a litigios entre ciudadanos romanos.

A través de los siglos los edictos también se han utilizado por autoridades a amanera de decretos, es el caso de los edictos realizados por varios reyes europeos para establecer ciertos lineamientos u ordenanzas.

Actualmente el edicto es muy utilizado como comunicación jurídica, en casos como emplazamientos judiciales usando de medios de publicación como periódicos y diarios.

El edicto puede contener un citatorio, una notificación o un emplazamiento y su publicación es obligatoria en periódicos de circulación mayor, así como en el diario oficial de la federación y gacetas de gobiernos estatales.

El uso de edictos se da por ejemplo cuando un demandante desconoce el domicilio del demandado en casos civiles/mercantiles, emplazando en estas ocasiones al demandado mediante edictos que son publicados en el diario oficial y en periódicos (diarios), de gran circulación.

Ejemplo de edicto de convocatoria:

EDICTO

(Convocatoria de remate)

La licenciada María Pérez López, Juez cuarto de primera instancia en materia civil del segundo distrito judicial del D.F, por auto dictado en fecha 5 de agosto de dos mil dieciséis, dentro de los autos del expediente número 00xxxxxxx/2015, relativo al juicio hipotecario promovido por la licenciada Karina Yaport Rivero, y continuado por la licenciada Gloria Treviño Ruiz, apoderada del fondo nacional de la vivienda para los trabajadores, en contra de Sergio Andrade Sánchez, ordenó sacar a remate el bien inmueble hipotecado en el citado juicio, el cual se describe a continuación:……………………………………………. Inmueble identificado como vivienda ubicado en 4a. Cda. San A. Tomatlan, 15280 Ciudad de México, D.F, con superficie 6,61 km² (seis millones seiscientos diez mil metros cuadrados), con las siguientes medidas y colindancias ………. xxxxxxxxx ……………………………. xxxxxxxxxxxxxxx ……………………………………………. xxxxxxx ………………………………………………. xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx …………………………………….. xxxxxxxxxxxxxxxx.

 Inscrito en el registro público de la propiedad y del comercio, en la sección primera, número 666, legajo 23:19-20, de México D.F. de fecha 5 de agosto de 2016…

Y para su debida publicación por dos veces de siete días, en el diario oficial de la federación en días hábiles, y en un periódico de mayor circulación en el segundo distrito judicial en días naturales. Convocándose a postores y acreedores a la audiencia de remate en primer almoneda, que tendrá verificativo el día quince de agosto de dos mil dieciséis, a las doce horas, en el local de este juzgado, sirviendo como postura legal la cantidad que cubra las dos terceras partes del valor pericial fijado, la cantidad de 200, 000,000.00 (doscientos millones de pesos 00/100 M.N.)

Doy fe.————————————————————-

Atentamente:

Ave José María Pino Suárez No. 2, Cuauhtémoc,

Centro, 06065 Ciudad de México, D.F.

Juez cuarto de primera instancia del ramo civil

del segundo distrito judicial de la ciudad de México.

Lic. María Pérez López.

Secretario de acuerdos

Lic. Fernando trinquete Chanchullo.

Ejemplo de edicto o decreto:

Edicto de Milán, edicto antiguo

Edictum Mediolanense

“Yo, Constantino Augusto, y yo también, Licinio Augusto, reunidos felizmente en Milán para tratar de todos los problemas que afectan a la seguridad y al bienestar público, hemos creído nuestro deber tratar junto con los restantes asuntos que veíamos merecían nuestra primera atención el respeto de la divinidad, a fin de conceder tanto a los cristianos como a todos los demás, facultad de seguir libremente la religión que cada cual quiera, de tal modo que toda clase de divinidad que habite la morada celeste nos sea propicia a nosotros y a todos los que están bajo nuestra autoridad. Así pues, hemos tomado esta saludable y rectísima determinación de que a nadie le sea negada la facultad de seguir libremente la religión que ha escogido para su espíritu, sea la cristiana o cualquier otra que crea más conveniente, a fin de que la suprema divinidad, a cuya religión rendimos este libre homenaje, nos preste su acostumbrado favor y benevolencia. Para lo cual es conveniente que tu excelencia sepa que hemos decidido anular

completamente las disposiciones que te han sido enviadas anteriormente respecto al nombre de los cristianos, ya que nos parecían hostiles y poco propias de nuestra clemencia, y permitir de ahora en adelante a todos los que quieran observar la religión cristiana, hacerlo libremente sin que esto les suponga ninguna clase de inquietud y molestia. Así pues, hemos creído nuestro deber dar a conocer claramente estas decisiones a tu solicitud para que sepas que hemos otorgado a los cristianos plena y libre facultad de practicar su religión. Y al mismo tiempo que les hemos concedido esto, tu excelencia entenderá que también a los otros ciudadanos les ha sido concedida la facultad de observar libre y abiertamente la religión que hayan escogido como es propio de la paz de nuestra época. Nos ha impulsado a obrar así el deseo de no aparecer como responsables de mermar en nada ninguna clase de culto ni de religión. Y además, por lo que se refiere a los cristianos, hemos decidido que les sean devueltos los locales en donde antes solían reunirse y acerca de lo cual te fueron anteriormente enviadas instrucciones concretas, ya sean propiedad de nuestro fisco o hayan sido comprados por particulares, y que los cristianos no tengan que pagar por ello ningún dinero de ninguna clase de indemnización. Los que hayan recibido estos locales como donación deben devolverlos también inmediatamente a los cristianos, y si los que los han comprado o los recibieron como donación reclaman alguna indemnización de nuestra benevolencia, que se dirijan al vicario para que en nombre de nuestra clemencia decida acerca de ello. Todos estos locales deben ser entregados por intermedio tuyo e inmediatamente sin ninguna clase de demora a la comunidad cristiana. Y como consta que los cristianos poseían no solamente los locales donde se reunían habitualmente, sino también otros pertenecientes a su comunidad, y no posesión de simples particulares, ordenamos que como queda dicho arriba, sin ninguna clase de equívoco ni de oposición, les sean devueltos a su comunidad y a sus iglesias, manteniéndose vigente también para estos casos lo expuesto más arriba (…). De este modo, como ya hemos dicho antes, el favor divino que en tantas y tan importantes ocasiones nos ha estado presente, continuará a nuestro lado constantemente, para éxito de nuestras empresas y para prosperidad del bien público.

 Y para que el contenido de nuestra generosa ley pueda llegar a conocimiento de todos, convendrá que tú la promulgues y la expongas por todas partes para que todos la conozcan y nadie pueda ignorar las decisiones de nuestra benevolencia”.

 (Transcripción del “edicto de Milán”, del año 313 D.C.)

Citar en formato APA: ( A. 2016, 08. Ejemplos de Edicto. 10ejemplos.com. Obtenido , de http://10ejemplos.com/ejemplos-de-edicto.)

Escribe un comentario en Ejemplos de Edicto