Ejemplos de Artículo de Opinión

Los artículos de opinión son aquellos en donde la persona que los escribe puede expresar sus ideas, razonamientos, perspectivas y opiniones referentes sobre de algún tema en particular o de algunos aspectos de este. Estos son artículos que suelen ser comunes en medios tales como revistas, periódicos, ensayos y actualmente en páginas de internet, y se caracterizan por poseer un carácter subjetivo.

Es común hallar este tipo de artículos de opinión, en columnas de periódicos o en secciones específicas en las revistas, así como páginas de internet, que hablan sobre temas concretos, haciendo el autor del artículo uso de sus opiniones y puntos de vista sobre de algún problema o tema, como por ejemplo en temas públicos, políticos, electorales u otros muchos temas de interés para el público.

Son textos que tienden en una mayor o menor medida a ser subjetivos, subjetividad que depende del enfoque que le dé el autor del mismo, es decir, se caracterizan por ser subjetivos aún y cuando presenten un carácter aparentemente objetivo (como por ejemplo varios artículos de opinión respecto a temas públicos o temas delicados, que suelen ser tratados de tal manera por algunos autores, para que su opinión personal, dé una apariencia de ser una opinión o tendencia general (especialmente en temas políticos, electorales, o muy polémicos).

Es común que en artículos de opinión, se haga una advertencia:

“Las opiniones vertidas en este artículo, pertenecen al autor y no al medio por el cuales transmitido”… para deslindar a medios como revistas, periódicos y otros medios, de las opiniones plasmadas en os artículos o notas.

Así mismo debe existir el nombre y/o firma del autor del artículo de opinión, siendo que este se coloca al principio en el encabezado en el correspondiente lugar del autor, o en su caso al final (donde se coloca la firma). En algunos casos el autor del artículo firma por medio de un seudónimo, en vez de utilizar su nombre real, esto es común en varias columnas periodísticas.

Principales características de un artículo de opinión:

(En su estructura)

  • Poseen un tema
  • Un titulo
  • Se expresa una o varias opiniones (personas), sobre el tema tratado
  • Se coloca el nombre del autor o autores, quienes toman la responsabilidad del artículo
  • En algunos casos se hace un deslinde respecto al medio en el que está el artículo (revista, periódico, etc.), quedando la responsabilidad de lo dicho únicamente en el autor.
  • Firma, esta suele colocarse al final de algunos artículos impresos (en revistas y periódicos), de manera independiente que el nombre o seudónimo del autor se exponga al principio del propio artículo.

Otras características:

  • La temática pude ser al arbitrio del autor del mismo
  • Son subjetivos, es decir, no siempre cuentan con objetividad en el asunto tratado.
  • Se colocan opiniones personales por parte del autor, ya sea en alguna sección en particular del texto o en diversas partes del artículo.

Estructura del artículo de opinión:

Los elementos que componen un artículo de opinión son:

  1. Título
  2. Nombre del autor
  3. Introducción
  4. Desarrollo o cuerpo
  5. Opinión personal
  6. Conclusión
  7. Firma o nombre del autor

Ejemplo de artículo de opinión sobre los tratamientos en adicciones:

(“Las opiniones vertidas en este artículo, son responsabilidad únicamente de su autor, esta página no es responsable de las opiniones vertidas en el artículo con el cual se ejemplifica”).

(Título)

EFECTOS REALES DE LOS TRATAMIENTOS DE SUSTITUCIÓN, EN CASOS DE ADICCIONES.

(Nombre del autor del artículo)

Por: Diabul

 (Introducción)

Actualmente uno de los problemas más graves en la sociedad contemporánea, es la adicción a las drogas tanto de uso legal (alcohol, tabaco, café, medicamentos, etc.), así como las ilegales, (cocaína, crack, anfetaminas, marihuana, opio, varias drogas sintéticas, medicamentos restringidos y demás), por lo que se han ideado a través del tiempo varios métodos para tratar de reducir las adicciones, teniendo variados resultados (lamentablemente la mayoría de los métodos con recaídas en el torbellino de la drogadicción), por lo que mundialmente se han ido implantando en varios países, métodos con los cuales se pretende paliar dicho flagelo que azota a la sociedad moderna.

(Desarrollo o cuerpo del artículo de opinión).

Para empezar, desde su origen, los tratamientos de “sustitución” en casos de drogadicción a una sustancia, han sido inútiles, e inclusive han producido adicciones peores tanto a nivel personal como a nivel social. Es el caso del uso de la heroína, para el tratamiento de adicciones a la cocaína y otras drogas.

Esto desde sus comienzos como “tratamientos terapéuticos” hace más o menos 136 años, en que las compañías farmacéuticas promocionaban como un “curalotodo” a drogas como la heroína, droga promovida y promocionada por el psicoanalista (ya adicto), Dr. Sigmund Freud (quien por otra parte recibía subvenciones por parte de compañías farmacéuticas, para que promoviera el uso de dicha droga para tratar dolores, y “casi todos los males” psicológicos y físicos de sus pacientes).

Pero si bien, estos “tratamientos” en los que el adicto no es curado, sino que es encausado hacia una adicción a otra droga (que en muchas ocasiones es peor que la adicción anterior), se propagaron en la década de los años 60s, por iniciativa de médicos y psiquiatras, en centros penitenciarios de Kentucky EUA como terapia de “mantenimiento”, haciendo que estas “terapias sustitutivas”, tuvieran un auge incrementándose los centros de “tratamientos contra las adicciones”, siendo exportadas a la gran mayoría de los países, en donde a pesar de que se hace propaganda en la que se aduce que hay efectos positivos en los adictos, la realidad es que las personas que tienen adicción a alguna sustancia han ido en aumento de manera exponencial, y los únicos sectores que se han ido beneficiando del uso de estos “tratamientos de sustitución” son empresas farmacéuticas y psiquiatras.

Los actuales “tratamientos” con drogas como la metadona, el substitol, la buprenirfina, y otras drogas como la marihuana (que varios países como España o los Estados Unidos, usan para “tratar” a los pacientes adictos a otras drogas “fuertes”, como la cocaína, la heroína, el crack, las anfetaminas, la morfina, opiáceos y demás), Bajo la excusa de que estos ”tratamientos”, disminuyen los dolorosos síntomas del síndrome de abstinencia (síndrome que es la reacción del propio organismo ante la falta de la sustancia dañina [droga], y que producen diversos síntomas ante la falta de suministro del veneno al cual ya se ha acostumbrado el organismo del adicto), pero estas sustancias usadas en las terapias de “sustitución”, no curan al adicto, sino que simplemente tienen efectos paliativos en cuanto a la adicción (en realidad lo que pasa es que la persona se hace adicta a otra sustancia), y únicamente aminoran sensaciones psicofísicas, como el dolor y otros padecimientos consecuencia de la abstinencia a la sustancia dañina.

Esto incluso en “terapias de sustitución leves”, como las utilizadas para tratar adicciones como la del tabaco, mediante el uso de parches, gomas de mascar u otros medios que incluyen en su composición la misma sustancia a la que se es adicto, es decir, la nicotina que se halla en gomas de mascar y parches, cambiando únicamente la forma de administración al organismo de estas sustancias. Sí, se deja de fumar, pero continuando con la falsa necesidad que el cuerpo adquiere respecto a la sustancia adictiva, en otras palabras se continúa siendo adicto.

(Opinión personal)

En mi opinión personal, todas estas terapias de sustitución” o de mantenimiento” (como fuere que las denominen), que se han ido implantando e implementando en programas oficiales en varios países, son únicamente una forma más de hacer que los recursos económicos que dan los gobiernos a las instituciones médicas, instituciones psiquiátricas y a las industrias farmacéuticas, para tratar el mal de la adicción a las drogas, lleguen a los bolsillos de estas personas que no buscan en realidad la cura de las adicciones, sino el aumento y continuación de estas, para de esta manera seguir percibiendo subvenciones y recursos económicos, tanto por parte de la sociedad y los gobiernos (donaciones para instituciones de este tipo, que supuestamente servirían para reducir el número de pacientes adictos), teniendo como resultado la eternización de miles y miles de personas que se hallan atrapadas dentro de la esfera de una u otra droga, engañando tanto a los pacientes dándoles esperanzas de curarse, como a los gobiernos y a la población al percibir recursos económicos que en realidad no se destinan a eliminar las adicciones, sino únicamente a sustituirlas adicciones por una droga a otra que ellos suministran al enfermo.

 (Conclusión)

En conclusión, el uso de drogas en tratamientos para disminuir las adicciones, únicamente es una técnica paliativa, encaminada a administrar las adicciones en el beneficio económico de grupos de psiquiatras, corporaciones farmacéuticas y asociaciones afines, y no a la búsqueda de una solución real para provecho del enfermo adicto a una sustancia.

(Firma o nombre del autor)

Diabul Grotescum

Ejemplo de artículo de opinión sobre el hoy no circula en México:

 (“Las opiniones vertidas en este artículo, son responsabilidad únicamente de su autor, esta página no es responsable de las opiniones vertidas en el artículo con el cual se ejemplifica”).

 

¿CUÁL ES EL OBJETIVO REAL DE LOS CAMBIOS AL RÉGIMEN DEL “HOY NO CIRCULA”?

Por Diabul

En fechas recientes el gobierno del distrito federal ha realizado cambios en las disposiciones legales referentes a los vehículos automotores en el Distrito Federal, tendientes a intentar reducir los niveles de contaminación ambiental, así como a reducir el tránsito vehicular para evitar embotellamientos.

Cambios consistentes en la ampliación del programa “hoy no circula” que ha venido aplicándose desde principios de la década de los años 90s (en realidad el programa comenzó a finales de 1989), con efectos no muy acogedores en cuanto a los resultados obtenidos en la reducción de contaminantes ambientales.

Los cambios fueron implementados concretamente el pasado 18 de abril del presente año, y son aplicables al Distrito Federal y el área metropolitana (municipios conurbados del estado de México). Entendiendo de esto que hablamos de un porcentaje muy alto de los vehículos automotores de todo el país.

Sin embargo los recientes cambios implementados por nuestro gobierno capitalino, en cuanto a las acciones para la prevención de la contaminación ambiental y la reducción de gases de efecto invernadero y demás contaminantes, no son los más óptimos, e incluso son discriminatorios y no resuelven ni aminoran el problema de la contaminación ambiental.

Esto porque no toman en cuenta los factores realmente contaminantes en el valle de México, como lo son las muchas industrias que están diariamente emitiendo contaminantes a la atmósfera, y porque estos cambios solo afectan a los usuarios de vehículos particulares, quedando excluidos por completo los vehículos de transporte público y los de transporte publico concesionados (autobuses, microbuses, combis, etc.), que en la mayoría de los casos no presentan condiciones adecuadas para circular sin contaminar (en muchas ocasiones ni siquiera cuentan con la seguridad pertinente ni la comodidad para los usuarios), estando dichas unidades en pésimas condiciones de uso, mantenimiento e higiene.

El jefe de gobierno está aplicando disposiciones que no son precisamente consecuentes con el problema de la contaminación ambiental, toda vez que no solucionan nada.

Esto porque la mayor parte de la contaminación vehicular no es emitida por los vehículos de los particulares, sino por los propios vehículos de transporte público (principalmente los concesionados), que en muchas ocasiones causan “humaredas” en sus escapes, y a esta situación la autoridad ambiental capitalina ignora deliberadamente y no toma las medidas conducentes para remediar dicha situación.

Además, la medida tomada por el gobierno local, está enfocada a que los vehículos (siempre de particulares), no circulen en determinados días según el color del engomado del vehículo o la terminación de las placas del vehículo, sin tomar en cuenta las condiciones reales del vehículo, es decir, no les importa si un coche esta nuevo o seminuevo y en perfectas condiciones (afinados y con el convertidor catalítico funcionando perfectamente), sino únicamente que tengan tal o cual terminación de placas o engomado, ignorando deliberadamente a vehículos altamente contaminantes como microbuses y combis, que expelen humaredas tóxicas y presentan pésimas condiciones en el motor.

Esta situación de “restricción” en el uso y manejo de sus vehículos por parte de la ciudadanía, ha llevado a que muchos ciudadanos se vean forzados a comprar autos nuevos o seminuevos a las concesionarias de las compañías automovilísticas, para evadir dicho obstáculo en cuanto a la circulación diaria hacia sus trabajos y hogares, lo cual hace sospechar de algún convenio o arreglo entre nuestras autoridades locales y las compañías concesionarias de autos, para incrementar las ventas de autos nuevos y usados. Así mismo, también es sospechoso para algunos, el que varias compañías estén surgiendo para rentar automóviles en el distrito federal y la zona conurbada, al mismo tiempo en que las autoridades implementan estas medidas “contra la contaminación”, de una manera muy “oportuna”, casi como si hubiera sido coordinada.

De la misma manera, la no aplicación de dichas medidas a las unidades del transporte público concesionado (estos últimos son los vehículos más contaminantes en la ciudad y área metropolitana), hace pensar que hubiera algún convenio entre las compañías de transporte concesionado y el jefe de gobierno capitalino, para forzar a grandes sectores de la población (que no pueden hacerse de un vehículo nuevo o usado), para circular en los días en que su automóvil estuviera restringido, para que toda esa población utilizase el transporte público concesionado (microbuses, combies), aunado a un aumento de casi todos los transportes públicos (incluyendo un aumento en el costo de boletos de transportes como el metro y demás).

Autor: Diabul C.F.

Escribe un comentario en Ejemplos de Artículo de Opinión