10 Ejemplos de Verbos Reflexivos

Los verbos reflexivos son aquellos que se conjugan junto con un pronombre átono que va de acuerdo al número y al género del sujeto y que no tienen ninguna función sintáctica.

La característica principal de los verbos reflexivos es que la acción de éstos recae específicamente en un pronombre personal.

Por lo general se conjugan después del pronombre reflexivo, pero en casos como el imperativo, el gerundio y el participio se unen al final del verbo.

10 ejemplos de verbos reflexivos:

El pronombre reflexivo se marca en rojo y el verbo reflexivo en azul para su mayor comprensión.

  1. Me gustó mucho tu comida.
  2. Te quiero cada vez más.
  3. María se comió todo el pastel.
  4. Nosotros nos ocupamos de todo eso.
  5. Estoy comprándote unos dulces.
  6. Estaba comiéndome unas galletas.
  7. Mañana me voy temprano.
  8. Recógeme esa ropa que dejaste tirada.
  9. Caliéntate la comida por favor.
  10. Plánchate el pantalón que está muy arrugado.