10 Ejemplos de Oraciones Poderosas

Orar es una forma de mantener una relación personal y amorosa con Dios por medio de un diálogo espiritual.

Las oraciones poderosas sirven para abrir el alma a Dios de una forma íntima para pedirle nos conceda los favores que nos ha prometido, por medio de su Hijo amado, de los ángeles, los santos y la Virgen María.

10 ejemplos de oraciones poderosas:

1.- Por la señal de la Santa Cruz.
Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos líbranos Señor, Dios nuestro. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

2.- Padre Nuestro.
Padre Nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu reino, hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo, danos hoy nuestro pan de cada día, perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden, no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén.

3.- Oh buen Jesús.
Oh Buen Jesús, yo creo firmemente que por mi bien estás en el altar, que das tu cuerpo y sangre juntamente, al alma fiel en celestial manjar. Indigno soy, confieso avergonzado, de recibir la santa comunión, Jesús, que ves mi nada y mi pecado, prepara tú mi pobre corazón. Pequé, Señor, ingrato te he vendido, infiel te fui, confieso mi maldad. Contrito ya, perdón, Señor, te pido, eres mi Dios, apelo a tu bondad. Espero en ti, piadoso Jesús mío, oigo tu voz, que dice ven a mí. Porque eres fiel, por eso en ti confío, todo, Señor, espérolo de ti. Oh buen Jesús, Pastor fino y amante, mi corazón se abrasa en santo ardor, si te olvidé, hoy juro que constante, he de vivir tan sólo de tu amor. Dulce maná de celestial comida, gozo y salud del que te come bien, ven sin tardar, mi Dios, mi Luz, mi vida, desciende a mí, hasta mi pecho ven. Amén.

4.- Alma de Cristo.
Alma de Cristo, santifícame, Cuerpo de Cristo, sálvame, Sangre de Cristo, embriágame, Agua del costado de Cristo, lávame, Pasión de Cristo, confórtame, Oh, buen Jesús, óyeme, dentro de Tus Llagas, escóndeme, no permitas que me aparte de Ti. Del maligno enemigo, defiéndeme, en la hora de mi muerte, llámame y mándame ir a ti, para que con tus santos te alabe por los siglos de los siglos. Amén.

5.- Salve.
Dios te salve, Reina y Madre, Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra. Dios te salve, a ti suspiramos gimiendo y llorando los desterrados hijos de Eva, a ti clamamos en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora Abogada Nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos y después de este destierro, muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. Oh, clemente, oh piadosa, oh siempre dulce Virgen María. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las divinas gracias y promesas de Nuestro Señor Jesucristo. Amén.

6.- Por los 7 dones del Espíritu Santo.
Bendito Espíritu de Sabiduría, ayúdame a buscar a Dios. Que sea el centro de mi vida, orientada hacia Él para que reine en mi alma el amor y armonía. Bendito Espíritu de Entendimiento, ilumina mi mente, para que yo conozca y ame las verdades de fe y las haga verdadera vida de mi vida. Bendito Espíritu de Consejo, ilumíname y guíame en todos mis caminos, para que yo pueda siempre conocer y hacer tu santa voluntad. Hazme prudente y audaz. Bendito Espíritu de Fortaleza, vigoriza mi alma en tiempo de prueba y adversidad. Dame lealtad y confianza. Bendito Espíritu de Ciencia, ayúdame a distinguir entre el bien y el mal. Enséñame a proceder con rectitud en la presencia de Dios. Dame clara visión y decisión firme. Bendito Espíritu de Piedad, toma posesión de mi corazón; inclínalo a creer con sinceridad en ti, a amarte santamente, Dios mío, para que con toda mi alma pueda yo buscarte a ti, que eres mi Padre, el mejor y más verdadero gozo. Bendito Espíritu de Santo Temor, penetra lo más íntimo de mi corazón para que yo pueda siempre recordar tu presencia. Hazme huir del pecado y concédeme profundo respeto para con Dios y ante los demás, creados a imagen de Dios. Amén.

7.- La Magnífica.
Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador, porque ha mirado la humillación de su esclava. Desde ahora me felicitarán todas las generaciones, porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí, su nombre es santo y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación. Él hace proezas con su brazo, dispersa a los soberbios de corazón, derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes, a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos. Auxilia a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia, como lo había prometido a nuestros padres, en favor de Abrahán y su descendencia por siempre. Gloria al Padre, gloria al Hijo y gloria al Espíritu Santo, como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

8.- Oh Jesús mío.
Oh Jesús mío, perdónanos, líbranos del fuego del infierno, lleva a todas las almas al cielo y socorre principalmente a las más necesitadas de tu misericordia. Amén.

9.- Quédate Señor Conmigo.
Oh Cristo Jesús, yo te reconozco por Rey Universal. Todo lo que ha sido hecho, ha sido dado por ti. Ejerce sobre mí todos tus derechos. Renuevo mis promesas del bautismo renunciando a Satanás, sus pompas y sus obras, prometo vivir como buen cristiano y muy particularmente me comprometo a hacer triunfar, según mis medios, los derechos de Dios y de tu Iglesia. Divino Corazón de Jesús, te ofrezco mis pobres acciones para obtener que todos los corazones reconozcan tu sagrada realeza y que así, el reinado de tu paz se restablezca en el universo entero. Amén.

10.- Ave María.
Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita eres tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre Jesús, Santa María Madre de Dios, ruega señora por nosotros los pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Escribe un comentario en 10 Ejemplos de Oraciones Poderosas

  1. Maria Lavalle salazar, comentó hace 4 meses:

    Son lindas las oraciones gracias.