10 Ejemplos de Oraciones Hermosas

Existen muchas oraciones hermosas que se pueden rezar a Dios, al Espíritu Santo a Jesús, los ángeles y los santos para pedirles por bendiciones, protección, o bien para agradecer por lo que se ha recibido.

Cuando las oraciones hermosas se rezan desde el fondo del corazón y con mucha fe, son una muy buena forma de comunicación directa con Dios.

10 ejemplos de oraciones hermosas:

1.- Oración.
Oh Espíritu Santo, amor del Padre, y del Hijo, inspírame siempre lo que debo pensar, lo que debo decir, cómo debo de hablar, lo que debo callar, cómo debo actuar, lo que debo hacer, para gloria de Dios, bien de las almas y mi propia Santificación. Amén.

2.- Padre Nuestro.
Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo, danos hoy nuestro pan de cada día, perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden, no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén.

3.- Dulce Madre.
Dulce Madre, no te alejes, tu vista de mí no apartes, ven conmigo a todas partes y nunca solo me dejes y ya que me proteges tanto como verdadera Madre, haz que me bendiga el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Amén.

4.- Oración de la serenidad.
Señor Dios, dame la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, valor para cambiar las cosas que sí puedo y sabiduría para conocer la diferencia. Viviendo un día a la vez, disfrutando un momento a la vez, aceptando las dificultades como el camino a la paz. Aceptando, como hizo Jesús, este mundo pecador tal como es, no como yo lo querría, confiando que Dios hará bien todas las cosas si yo me rindo a su voluntad, que yo sea razonablemente feliz en esta vida y supremamente feliz con Él para siempre en la próxima. Amén.

5.- Oración por los esposos.
Padre Santo, tú has creado al hombre y a la mujer para que el uno sea para el otro ayuda y apoyo. Acuérdate hoy de nosotros, protégenos y concédenos que nuestro amor crezca cada día más y sea siempre entrega y don. Ilumínanos y fortalécenos en la tarea de la formación de nuestros hijos para que sean auténticos cristianos. Haz que vivamos juntos largo tiempo en alegría y paz. Amén.

6.- La Magnífica.
Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador, porque ha mirado la humillación de su esclava. Desde ahora me felicitarán todas las generaciones, porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí, su nombre es santo y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación. Él hace proezas con su brazo, dispersa a los soberbios de corazón, derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes, a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos. Auxilia a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia, como lo había prometido a nuestros padres, en favor de Abrahán y su descendencia por siempre.
Gloria al Padre, gloria al Hijo y gloria al Espíritu Santo, como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

7.- Ángel de la guarda.
Angelito de mi guarda, mi dulce compañía, no me desampares ni de noche ni de día, hasta que me dejes en los dulces brazos de Jesús, José y María. Amén.

8.- Oración de Entrega.
Tomad, Señor y recibid toda mi libertad, mi memoria, mi entendimiento y toda mi voluntad, todo mi haber y todo mi poseer. Vos me disteis, a Vos, Señor, lo torno. Todo es Vuestro, disponed de ello según vuestra voluntad. Dadme Vuestro Amor y Gracia, que éstas me bastan. Amén.

9.- Oración a San José.
San José, casto esposo de la Virgen María intercede para obtenerme el don de la pureza, tú que a pesar de tus inseguridades personales supiste aceptar dócilmente el Plan de Dios tan pronto supiste de él, ayúdame a tener esa misma actitud para responder siempre y en todo lugar, a lo que el Señor me pida. Varón prudente que no te apegas a las seguridades humanas sino que siempre estuviste abierto a responder a lo inesperado consígueme el auxilio del Divino Espíritu para que viva yo también en prudente desasimiento de las seguridades terrenales. Modelo de celo, de trabajo constante, de fidelidad silenciosa, de paternal solicitud, otórgame esas bendiciones, para que pueda crecer cada día más en ellas y así asemejarme día a día al modelo de la plena humanidad, el Señor Jesús. Amén.

10.- Ave María.
Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto
de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la ahora de nuestra muerte. Amén.

Escribe un comentario en 10 Ejemplos de Oraciones Hermosas