10 Ejemplos de Oraciones Bahá’ís

La fe Bahá’í o bahaísmo es una religión monoteísta, la cual fundó su profeta  Bahá’u’lláh.

El Bahaísmo predica principalmente la unidad deDios, la unidad de la humanidad, y la unidad de la religión, es decir que buscan conocer a Dios y avanzar espiritualmente.

Como en todas las religiones, la fe Bahá’í tiene sus propios ritos y oraciones Bahá’ís, las cuales los ayudan a su crecimiento espiritual.

10 ejemplos de oraciones Bahá’ís:

1.- Oración diaria.
Soy testigo, oh mi Dios, de que Tú me has creado para conocerte y para adorarte. Soy testigo en este momento de mi impotencia y de tu poder, de mi pobreza y de tu riqueza. No existe otro Dios más que Tú, el que ayuda en el peligro, el que subsiste por Sí mismo. Oh mi Señor, protege a tus siervos de los dardos de las fantasías inútiles y de las ociosas imaginaciones y dales de beber, con tu mano de gracia, de las dulces aguas de tu saber. Verdaderamente Tú eres el Todopoderoso, el Más Exaltado, el que siempre perdona, el Más Generoso.

2.- Oración de fe.
Crea en mí un corazón puro, oh mi Dios y renueva una conciencia tranquila dentro de mí, oh mi esperanza. Por medio del espíritu del poder, confírmame en tu causa, oh mi Bien amado y por la luz de tu gloria revélame tu sendero, oh Tú, el objeto de mi deseo. Mediante la fuerza de tu trascendente poder elévame hasta el cielo de tu santidad, oh fuente de mi ser y por las brisas de tu eternidad alégrame, oh tú que eres mi Dios. Haz que tus eternas melodías me inspiren tranquilidad, oh mi compañero y que las riquezas de tu antiguo semblante me libren de todo excepto de Ti, oh mi Maestro y que las nuevas de la revelación de tu incorruptible esencia me traigan alegría, oh Tú que eres el más manifiesto de lo manifiesto y el más oculto de lo oculto.

3.- Oración de la mañana.
He despertado bajo tu amparo, oh mi Dios, y corresponde a quien busca tal amparo permanecer dentro del santuario de tu protección y la fortaleza de tu defensa. Ilumina mi ser interior, oh mi Señor, con los resplandores de la aurora de tu revelación, así como iluminaste mi ser exterior con la luz matinal de tu favor.

4.- Oración.
¡Oh Dios! Abre la puerta. Provee los medios; haz seguro el sendero; muéstranos el camino, a fin de que podamos ser guiados hacia aquellas almas cuyos corazones has preparado para la Causa y que ellas puedan ser guiadas hacia nosotros. Tú eres el Misericordioso, el Más Generoso, el Todopoderoso.

5.- Oración Reveladora.
Haz descender sobre tus siervos aquello que reconfortará sus corazones, tranquilizará sus almas, renovará sus espíritus y aliviará sus cuerpos.Tú eres en verdad el Señor de los mundos.

6.- Oración por los niños.
¡Oh Dios! Cría a este niño pequeño en el seno de tu amor y dale leche del pecho de tu providencia. Cultiva esta tierna planta en el rosedal de tu amor y ayúdale a crecer mediante las lluvias de tu generosidad. Haz de él un niño del reino y condúcele a tu dominio celestial. Tú eres poderoso y bondadoso eres el que otorga, el Magnánimo, el Señor de incomparable generosidad.

7.- Oración para un buen comportamiento.
¡Oh Glorioso Señor! Ayúdame a reprimir toda inclinación irregular, a dominar toda pasión rebelde, a purificar todos los impulsos de mi conducta, a conformarme a esa humildad que ninguna provocación pueda descomponer, a tener aquella paciencia que ninguna aflicción pueda abrumar, aquella integridad que intereses egoístas no puedan sacudir, para que así esté yo capacitado para servirte y enseñar tu Palabra. En verdad Tú eres el Poderoso, el Potente.

8.- Oración por los niños.
¡Oh, Señor! Haz de estos niños plantas excelentes. Haz que crezcan y se desarrollen en el Jardín de tu convenio y otórgales frescura y belleza mediante las efusiones de las nubes del Reino de Abhá.

8.- Oración de los niños.
Oh, Tú, Dios bondadoso, soy un niño pequeño, exáltame admitiéndome en el reino. Soy terrenal, hazme celestial, soy del mundo de abajo, permíteme pertenecer al reino de arriba, estoy apesadumbrado, permite que me vuelva brillante, soy material, hazme espiritual y concédeme que pueda manifestar tus infinitas generosidades. Tú eres el Poderoso, el Todo Amoroso.

9.- Oración por los niños.
O Tú, Dios bondadoso Estos niños encantadores son obra de los dedos de tu poder y los signos maravillosos de tu grandeza. Oh, Dios, protege a estos niños, ayúdales bondadosamente a cultivarse y capacítales para prestar servicios al mundo de la humanidad. Oh, Dios, estos niños son perlas, haz que se nutran dentro de la concha de tu amorosa bondad.

10.- Oración de protección.
Te suplico por Tu poder, ¡oh mi Dios! No permitas que ningún daño me acose en tiempo de pruebas y en los momentos de dejadez guía mis pasos rectamente por medio de tu inspiración. Tú eres Dios; potente eres Tú para hacer lo que deseas. Nadie puede resistirse a tu Voluntad ni frustrar tu Propósito.

Escribe un comentario en 10 Ejemplos de Oraciones Bahá’ís