10 Ejemplos de Hipérbole

La hipérbole es una figura literaria o tropo que consiste en la exageración o resaltado insistente de una realidad. Con dicha exageración se busca captar la atención y hacer énfasis en la idea que se desea transmitir.

La hipérbole es utilizada comúnmente cuando hablamos en sentido figurado. Cuando hacemos hincapié o énfasis, aumentando o disminuyendo aquello de lo que se está hablando, de tal forma que el receptor del mensaje, entienda la importancia de la acción.

En algunos casos, la hipérbole, se da por medio de un lenguaje sencillo y coloquial (por ejemplo dentro del habla cotidiana), para denotar insistentemente algo, como en el siguiente caso:

Te amo un millón de veces más que tú a mí.

También se da en el lenguaje literario, como en el caso siguiente:

”Ha convertido el caudal de sus lágrimas en el agua de los ríos que cruzan las dos Castillas, capaces de provocar inundaciones”… (Francisco de Quevedo).

Entre estas hipérboles literarias, se destacan aquellas que suelen formar partes de versos, como la del siguiente ejemplo:

”Yace, en esta losa dura, una mujer tan delgada, que en la vaina de una espada, se trajo a la sepultura”… (Baltazar de Alcázar).

20 ejemplos de hipérbole:

1. Está tan flaca que parece varita de nardo.
2. Corrió rápido y ágil cual veloz gacela.
3. La vi y dibujé una sonrisa de oreja a oreja.
4. El vestido era tan blanco como la nieve.
5. Me sentía en las nubes.
6. Cantaré hasta que mis cuerdas vocales sangren de dolor.
7. Estuve tocando a tu puerta, durante horas.
8. Tengo tanta hambre que me comería un elefante.
9. Te quiero de aquí al infinito.
10. Por tu amor, soy capaz de bajar la luna y las estrellas a tus pies.

11. Comparadas las piedras con tu tozudez, parecen almohadas o peluches.
12. Sin tu amor moriría, pues es el aire que respiro y el agua que me da vida.
13. Tan fuerte como una muralla.
14. Más veloz que la luz.
15. Tengo una montaña de trabajo.
16. Sudé un río de sudor en el gimnasio.
17. Subí un millón de escalones para llegar a mi posición actual.
18. Recorrí mil caminos antes de dedicarme a mi profesión.
19. Tengo tanto sueño que no despertaré en mil años.
20. Te odio tanto que deseo que mueras mil veces.

10 ejemplos de hipérbole coloquial:

1. Te quiero mucho, mucho, mucho, muchísimo.
2. Está lloviendo un diluvio allá a fuera.
3. Te lo dije un millón de veces, cómete las verduras.
4. Tengo tanto sueño, que me podría dormir de pie.
5. Eres más lento que una tortuga.
6. Duermes como un lirón.
7. Me muero por verte.
8. Tiene una vista de águila.
9. Te lo he dicho más de un millón de veces.
10. Dormí como piedra.

10 ejemplos de hipérbole literaria:

1. Raudo corrió veloz, como un rayo que atraviesa el firmamento.
2. Cuando la amada llora la ausencia de su amado, su habitación se torna un océano de lágrimas.
3. Tanto dolor se agrupa en mi costado que, por doler, me duele hasta el aliento. (De Miguel Hernández).
4. Por tu amor me duele el aire, el corazón y el sombrero. (De Federico García Lorca).
5. ¡Oh, más dura que mármol a mis quejas, y al encendido fuego en que me quemo más helada que nieve, Galatea! (De Garcilaso de la Vega).
6. Al brillar un relámpago nacemos, dura su fulgor cuando morimos. (Gustavo Adolfo Bécquer).
7. Érase un hombre a una nariz pegado. (Fráncico de Quevedo).
8. Tanto dolor se agrupa en mi costado que, por doler, me duele hasta el aliento. (Miguel Hernández).
9. Señor excelentísimo, mi llanto ya no consiente márgenes ni orillas: inundación será la de mi canto. Ya sumergirse miro mis mejillas, la vista por dos urnas derramada sobre las aras de las dos Castillas… (Francisco de Quevedo).
10. Cubre la gente el suelo; debajo de las velas desaparece la mar; la voz al cielo confusa y varia crece; el polvo roba el día y le escurece. (Fray Luis de León).

ESCRIBE UN COMENTARIO

  1. yeimy, comentó hace 2 meses:

    Esta página es buenísima me sirve mucho.