10 ejemplos de Género Narrativo

El género narrativo es una expresión literaria que se realiza en prosa (aunque se destaca que algunas obras literarias narrativas, como las epopeyas o los poemas épicos, pueden estar realizados en versos). En este género se relata una historia, que bien puede ser real o ficticia, (aunque por lo común son ficticias, exceptuando en las ocasiones en que se narran hechos reales dentro de una novela histórica o en narraciones históricas propiamente dichas), describiendo los acontecimientos que se suceden y dando descripciones de los personajes y lugares en donde se desarrolla lo narrado. El género narrativo abarca géneros literarios como la novela, el cuento, la fábula, las leyendas, los mitos, las epopeyas, las parábolas, las laudatorias, las etopeyas y las caricaturas literarias, en donde se narran diversos acontecimientos y se dan descripciones por parte de una voz narrativa (el narrador), dentro de la obra literaria, siendo común la pormenorización de las circunstancias, lugares, hechos y acciones, que conciernen a la historia o trama, para que queden de una forma más clara y detallada, a la hora de ser leídos o escuchados, ayudando al receptor (oyente o lector), a imaginar la obra.

20 ejemplos de género narrativo

1. La Novela.- La novela es un género que se vale de la narración y de otros recursos literarios como los diálogos y otros recursos, con los que se expresa el autor, la narración es una de las piezas fundamentales de la novela, como se puede apreciar a continuación:

… El jefe de la cofradía desdobló el papel, lo leyó y levantó la mano. -El Señor sea bendecido y Su Santidad sea loada -dijo en alta e inteligible voz-; hay perdón de la vida para uno de los reos. -¡Perdón! -exclamó el pueblo a un solo grito-. ¿Hay perdón? Al oír la palabra de perdón, Andrés pareció saltar y levantar la cabeza. -Perdón, ¿para quién? -gritó. Pepino permaneció inmóvil, mudo y jadeante. -Hay perdón de pena de muerte para Pepino, llamado Rocca Priori -dijo el jefe de la cofradía, y pasó el papel al capitán que mandaba los carabineros, el cual, después de haberlo leído, se lo devolvió. -¡Perdón para Pepino! -exclamó Andrés, saliendo del sopor en que parecía estar sumido.- ¿Por qué perdón para él y no para mí? Debíamos morir juntos, me habían prometido que moriría antes que yo, no tienen derecho a hacerme morir solo, ¡no quiero morir solo, no quiero! Y diciendo esto se agarró a los brazos de los dos sacerdotes, retorciéndose, dando alaridos, rugiendo y haciendo esfuerzos insensatos para romper las cuerdas que le ligaban las manos. El verdugo hizo señal a sus dos ayudantes, que bajaron del cadalso y se apoderaron del reo. -¿Qué ha ocurrido? –preguntó Franz, pues como todo esto se decía en lengua italiana, no había comprendido muy bien. -¿No lo adivináis? –Dijo el conde-. Ha ocurrido que esa criatura humana que va a morir está furiosa porque su semejante no muere con ella, y que si la dejasen le desgarraría con sus uñas y con sus dientes más bien que dejarle gozar de la vida de que ella misma se va a ver privada… (Fragmento del conde de monte Cristo de Alexandre Dumas, Auguste Maquet).

 

2. El Cuento.- La narración es una de las partes básicas del cuento, ya sea este narrado oralmente o escrito, como se puede ver a continuación:

…”Pero Aragorn se detuvo, y gritó con voz tenante: “¡Venid ahora! ¡Os llamo en nombre de la Piedra Negra!” Y súbitamente, el Ejército de las Sombras, que había permanecido en la retaguardia, se precipitó como una marea gris, arrasando todo cuanto encontraba a su paso. Oí gritos y cuernos apagados, y un murmullo como de voces innumerables muy distantes; como si escuchara los ecos de alguna olvidada batalla de los Años Oscuros, en otros tiempos. Pálidas eran las espadas que allí desenvainaban; pero ignoro si las hojas morderían aún, pues los Muertos no necesitaban más armas que el miedo. Nadie se les resistía.

“Trepaban a todas las naves que estaban en los diques, y pasaban por encima de las aguas a las que se encontraban ancladas; y los marineros enloquecidos de terror se arrojaban por la borda, excepto los esclavos, que estaban encadenados a los remos. Y nosotros cabalgábamos implacables entre los enemigos en fuga, arrastrándolos como hojas caídas, hasta que llegamos a la orilla. Entonces, a cada uno de los grandes navíos que aún quedaban en los muelles, Aragorn envió a uno de los Dúnedain, para que reconfortaran a los cautivos que se encontraban a bordo, y los instaran a olvidar el miedo y a recobrar la libertad.

“Antes que terminara aquel día oscuro no quedaba ningún enemigo capaz de resistirnos: los que no habían perecido ahogados, huían precipitadamente rumbo al sur con la esperanza de regresar a sus tierras.

Extraño y prodigioso me parecía que los designios de Mordor hubieran sido desbaratados por aquellos espectros de oscuridad y de miedo. ¡Derrotado con sus propias armas!… (Fragmento del cuento el retorno del rey, de la trilogía el señor de los anillos, de J.R. Tolkien).

3. La Fábula.- Las fábulas son cuentos cortos que poseen una moraleja y en donde sus personajes suelen ser animales o seres míticos.

Reprochaba una zorra a una leona el hecho de que siempre sólo pariese a un pequeñuelo. Y le contestó la leona. –Sí, uno solo, tienes razón, ¡pero un señor león! (De la zorra y la leona de Esopo).

4. Parábola.-La parábola es una narración por analogía en la que al ir contando algo se busca entender otra cosa.

…El reino de los cielos será también como un hombre que, al emprender un viaje, llamó a sus siervos y les encargó sus bienes. A uno le dio cinco talentos, a otro dos y a otro sólo un talento, a cada uno según su capacidad. Luego se fue de viaje. El que había recibido los cinco talentos fue en seguida y negoció con ellas y ganó otros cinco talentos. Así mismo, el que recibió dos talentos ganó otros dos talentos. Pero el que había recibido un talento fue, cavó un hoyo en la tierra y escondió el dinero de su señor… (Extraído de la Biblia, autor Jesús de Nazaret).

5. Leyenda.- …Se cuenta que Doña Carmen era hija única de su padre intransigente y violento, pero como suele suceder, siempre triunfa el amor por infortunado que este sea. Doña Carmen era acortejada por su galán Don Luis, en un templo cercano al hogar de la doncella, primero ofreciendo de su mano a la de ella el agua bendita. Al ser descubierta sobrevivieron al encierro, la amenaza de enviarla a un convento, y lo peor de todo, casarla en España con un viejo y rico noble, con el que, además, acrecentaría el padre su mermada hacienda. La bella y sumisa criatura y su dama de compañía, Doña Brígida lloraron e imploraron juntas. Así, antes de someterse al sacrificio, resolvieron que Doña Brígida llevaría una carta a Don Luis con la nefasta nueva.

Mil conjeturas se hizo el joven enamorado, pero de ellas hubo una que le pareció la más acertada. Una ventana de la casa de Doña Carmen daba hacia un angosto callejón, tan estrecho, que era posible, asomado a la ventana, tocar con la mano la pared de enfrente. Si lograra entrar a la casa frontera podría hablar con su amada, y entre los dos, encontrar una solución a su problema. Preguntó quién era el dueño de aquella casa y la adquirió a precio de oro.

Hay que imaginar cuál fue la sorpresa de Doña Carmen, cuando, asomada a su balcón, se encontró a tan corta distancia con el hombre de sus sueños. Unos cuantos instantes habían transcurrido de aquel inenarrable coloquio amoroso, y cuando más abstraídos se encontraban los amantes, del fondo de la pieza se escucharon frases violentas. Era el padre de Doña Carmen increpando a Brígida, quien se jugaba la misma vida por impedir que su amo entrara a la alcoba de su señora. El padre arrojó a la protectora de Doña Carmen, como era natural, y con una daga en la mano, de un solo golpe la clavó en el pecho de su hija. Don Luis enmudeció de espanto…la mano de Doña Carmen seguía entre las suyas, pero cada vez más fría. Ante lo inevitable, Don Luis dejó un tierno beso sobre aquella mano tersa y pálida, ya sin vida… (Resumen de El Callejón del Beso, leyenda colonial novohispana).

6. Mitos.- …”Luego de que Dédalo fue expulsado de Atenas por la muerte de Talo; este se dirigió a la isla de Creta, ahí el rey lo aceptó como arquitecto debido a sus conocimientos y porque la isla se encontraba en demanda de arquitectos. Dédalo comenzó su vida en Creta como cualquier otro arquitecto, pero gracias a sus grandes obras logró llamar la atención del rey, él le pidió a Dédalo que creara un lugar donde pudieran encerrar a un minotauro que se encontraba aterrorizando la isla. Con sus grandes conocimientos en arquitectura, Dédalo logró crear un laberinto en el cual era imposible de encontrar el camino a la salida, ya que los pasillos llevaban a mas pasillos y lo que parecía salida, solo era el principio de otro pasillo. Una vez terminado el laberinto de encerró al minotauro. El rey estaba tan complacido por el excelente trabajo que decidió no dejar ir a Dédalo y utilizarlo para seguir creando obras”… (Fragmento de Dédalo y el Laberinto. Mito griego).

7. La Narración histórica.- Las narraciones históricas o narrativas históricas, son el resultado de procesos de investigación que son auxiliados por disciplinas como la antropología, la arqueología, la numismática, la geografía, la cronología, etc., por tanto son de carácter científico, toda vez que utilizan ciertos tecnicismos y citas, así también pueden presentarse utilizando recursos propios de la literatura, como en el caso de narraciones de hechos reales, puestos en la voz de un narrador, que bien puede ser un personaje ficticio, que relate los hechos históricos, un personaje real que los haya vivido, o simplemente una voz narrativa que nos informe de los hechos acaecidos en una época en un determinado lugar. Para su elaboración suelen utilizarse como apoyos textos histórico-literarios, (como biografías, historiografías, etc.), pero sin dejar de lado el sentido humanístico, que le da un “toque artístico”, como en los casos de las narraciones históricas de novelas históricas, que tienden a recurrir a formas literarias de expresión. También se cuentan entre las narraciones históricas, textos en los que se narran los hechos de la manera que se puede ver en la siguiente transcripción:

…” Cuando los lacedemonios rompieron sus picas á fuerza de matar, siguieron luchando con las espadas. Al fin cayó Leónidas. Trabose furioso combate sobre su cuerpo. Cuatro veces rechazaron los griegos al enemigo. Aún conservaban el glorioso trofeo cuando aparecieron los bárbaros comandados por efialtes. Al verlos retrocedieron los griegos hacia la parte estrecha del camino, pasaron al otro lado de la muralla y se detuvieron, á excepción de los tebanos en una altura a la entrada del desfiladero donde se ve aún el león de mármol erigido en honor de Leónidas. Allí, rodeados por todas partes y después de haberse defendido todavía unos a otros con uñas y dientes, cayeron todos bajo la granizada de piedras y dardos que lanzaban los bárbaros”… (Transcripción de “Novísima Historia universal” Tomo IV, edición 1910).

8. Los Poemas épicos.- …“Entonces Palas Atenea infundió a Diomedes Tidida valor y audacia, para que brillara entre todos los argivos y alcanzase inmensa gloria, e hizo salir de su casco y de su escudo una incesante llama parecida al astro que en otoño luce y centellea después de bañarse en el Océano. Tal resplandor despedían la cabeza y los hombros del héroe, cuando Atenea lo llevó al centro de la batalla, allí donde era mayor el número de guerreros que tumultuosamente se agitaban”… (Transcripción, Ilíada Canto V, Homero).

9. Epopeyas.- Las epopeyas al igual que los poemas épicos pueden ser escritos en prosa y ser expuestos en forma de narración.

“Él se lavó la sucia cabellera, acicaló sus armas, La trenza de su pelo sacudió contra su espalda. Arrojó sus manchadas cosas, se puso otras limpias, Se envolvió en un manto franjeado y se abrochó un ceñidor. Cuando Gilgamesh se hubo puesto la tiara, La gloriosa Istar levantó un ojo ante la belleza de Gilgamesh: ¡Ven, Gilgamesh, sé tú mi amante! Concédeme tu fruto. Serás mi marido y yo seré tu mujer. Enjaezaré para ti un carro de lapislázuli y oro, Cuyas ruedas son áureas y cuyas astas son de bronce. Tendrás demonios de la tempestad que uncir a fuer de mulas poderosas. En la fragancia de los cedros entrarás en nuestra casa. Cuando en nuestra casa entres, ¡El umbral y el tablado besarán tus pies! ¡Se humillarán ante ti reyes, señores y príncipes! El producto de colinas y de llano te ofrecerán por tributo. Tus cabras engendrarán crías triples, tus ovejas gemelos, tu asno en la carga sobrepujará a tu mula. Los corceles de tu carro serán famosos por su carrera, ¡tu buey bajo el yugo no tendrá rival!»”… (Traducción de Fragmento del poema de Gilgamesh, tablilla III).

10. Laudatorias.- Una laudatoria es una exposición que se hace sobre una persona, haciendo una relación de los hechos o virtudes que posee, dando una visión idealizada sobre la persona, loando, o sea, exaltando, haciendo alabanzas y honores sobre los hechos que ha realizado o el proceder de la persona a la que esté dedicada. De la misma manera se realizan laudatorias hacia personas ya fallecidas, exponiendo los hechos y logros que hizo en vida, en ocasiones exaltándolos de una manera poética o en prosa, ya sea plasmándolos en lápidas o en placas conmemorativas.
Fue un gran guerrero que luchó por la patria, defendió a su país de los enemigos invasores, dio fuerzas al pueblo cuando nadie parecía tener la capacidad para conducirlo hacia la victoria, la cual pudo ser conseguida, sólo después de años de dura lucha en donde él nos lideró para conseguirlo, ofreciendo su propia vida para lograr tan loable fin.

11. Romance.- “La niña tiene un amante que escudero se decía; el escudero le anuncia que a la guerra se partía. -Te vas y acaso no tornes. -Tornaré por vida mía. Mientras el amante jura, diz que el viento repetía: ¡Malhaya quien en promesas de hombre fía!”… (ROMANCE DE LA MANO MUERTA).

12. Apología.-…” Pero de todas sus calumnias, la que más me ha sorprendido es la prevención que os han hecho de que estéis muy en guardia para no ser seducidos por mi elocuencia. Porque el no haber temido el mentís vergonzoso que yo les voy a dar en este momento, haciendo ver que no soy elocuente, es el colmo de la impudencia, a menos que no llamen elocuente al que dice la verdad. Si es esto lo que pretenden, confieso que soy un gran orador; pero no lo soy a su manera; porque, repito, no han dicho ni una sola palabra verdadera, y vosotros vais a saber de mi boca la pura verdad, no, ¡por Júpiter!, en una arenga vestida de sentencias brillantes y palabras escogidas, como son los discursos de mis acusadores, sino en un lenguaje sencillo y espontáneo; porque descanso en la confianza de que digo la verdad, y ninguno de vosotros debe esperar otra cosa de mí. No sería propio de mi edad, venir, atenienses, ante vosotros como un joven que hubiese preparado un discurso”… (Fragmento de la apología de Sócrates de Platón).

13. Cantar de gesta.-…”El emperador mantiene inclinada la cabeza. Jamás fueron apresuradas sus palabras: tal es su costumbre, sólo habla cuando le viene en gana. Cuando por fin se yergue, resplandece de orgullo su rostro”… (Fragmento de la “canción de rolando).

14. Novela corta.-…”Ésta se detuvo, permaneció allí un momento en silencio y luego volvió con Grete. A pesar de que Gregor se repetía una y otra vez que no ocurría nada fuera de lo común, sino que sólo se cambiaban de sitio algunos muebles, sin embargo, como pronto habría de confesarse a sí mismo, este ir y venir de las mujeres, sus breves gritos, el arrastrar de los muebles sobre el suelo, le producían la impresión de un gran barullo, que crecía procedente de todas las direcciones y, por mucho que encogía la cabeza y las patas sobre sí mismo y apretaba el cuerpo contra el suelo, tuvo que confesarse irremisiblemente que no soportaría todo esto mucho tiempo”… (Fragmento de la novela Corta la metamorfosis).

15. Cuento corto.- Chuang Tzu soñó que era una mariposa. Al despertar ignoraba si era Tzu que había soñado que era una mariposa o si era una mariposa y estaba soñando que era Tzu. (Sueño de una mariposa de Cuang Tzu 300 A.C.).

16. Cuento corto.- Si tu deseo es tan grande haz la prueba de entrar a pesar de mi prohibición. Pero recuerda que soy poderoso. Y sólo soy el último de los guardianes. Entre salón y salón también hay guardianes, cada uno más poderoso que el otro. Ya el tercer guardián es tan terrible que no puedo mirarlo siquiera.

El campesino no había previsto estas dificultades; la Ley debería ser siempre accesible para todos, piensa, pero al fijarse en el guardián, con su abrigo de pieles, su nariz grande y aguileña, su barba negra de tártaro, rala y negra, decide que le conviene más esperar. El guardián le da un escabel y le permite sentarse a un costado de la puerta. (Fragmento de “ante la ley” de Franz Kafka).

17. Novela.- …”Entonces el asesino sale del piso y empieza a bajar la escalera, ya que no tiene otro camino para huir. A fin de no encontrarse con el portero, Koch y Pestriakof, ha de esconderse en el piso vacío que Nicolás y Mitri acaban de abandonar. Permanece oculto detrás de la puerta mientras los otros suben al piso de las víctimas, y, cuando el ruido de los pasos se aleja, sale de su escondite y baja tranquilamente. Es el momento en que Mitri y Nicolás echan a correr por la calle. Todos los que estaban ante la puerta se han dispersado. Tal vez alguien le viera, pero nadie se fijó en él. ¡Entraba y salía tanta gente por aquella puerta! El estuche se le cayó del bolsillo cuando estaba oculto detrás de la puerta, y él no lo advirtió porque tenía otras muchas cosas en que pensar en aquel momento. Que el estuche estuviera allí demuestra que el asesino se escondió en el piso vacío. He aquí explicado todo el misterio”… (Fragmento de “crimen y castigo” de Fiódor Dostoyevki).

18. Parábola.- El Reino de los Cielos es como un tesoro escondido en un campo. El hombre que lo descubre, lo vuelve a esconder; su alegría es tal, que va a vender todo lo que tiene y compra ese campo. (Jesús de Nazaret, evangelio de mateo).

19. Novela.-…”Se habían enfrentado en el vado del Tridente, en el centro mismo de la batalla, Robert con su maza y su enorme yelmo astado, el príncipe Targaryen con su armadura negra. Llevaba en la coraza del pecho el dragón de tres cabezas de su Casa, todo recubierto de rubíes que refulgían a la luz del sol. Las aguas del Tridente enrojecieron en torno a los cascos de sus corceles mientras ellos cruzaban las armas una y otra vez, hasta que por último un golpe de la maza de Robert destrozó el dragón y el pecho que había debajo. Cuando Ned llegó al lugar, Rhaegar yacía ya muerto en el río, y hombres de ambos ejércitos se zambullían en las aguas turbias para buscar los rubíes que se habían desprendido de la armadura”… (Fragmento de la novela “juego de tronos”, de George R.R.Martin).

20. Leyenda.-…”Muchos creían que ésta mujer ahogó a sus hijos para evitar verlos conquistados o civilizados por los conquistadores y arrepentida de ello se volvió loca y peno el resto de su vida buscándolos”… (Fragmento de la leyenda de la llorona).

Escribe un comentario en 10 ejemplos de Género Narrativo

  1. brit sidney, comentó hace 1 año:

    Es bueno aprender los géneros literarios por que nos ayuda en nuestros estudios.